domingo, 26 de junio de 2011

¿Será cierto, eso de que Einstein no era ateo?


¿Controversia 1?
He was slow in learning how to talk. "My parents were so worried," he later recalled, "that they consulted a doctor." Even after he had begun using words, sometime after the age of 2, he developed a quirk that prompted the family maid to dub him "der Depperte," the dopey one. Whenever he had something to say, he would try it out on himself, whispering it softly until it sounded good enough to pronounce aloud. "Every sentence he uttered," his worshipful younger sister recalled, "no matter how routine, he repeated to himself softly, moving his lips." It was all very worrying, she said. "He had such difficulty with language that those around him feared he would never learn."
His slow development was combined with a cheeky rebelliousness toward authority, which led one schoolmaster to send him packing and another to declare that he would never amount to much. These traits made Albert Einstein the patron saint of distracted schoolkids everywhere. But they also helped make him, or so he later surmised, the most creative scientific genius of modern times.
His cocky contempt for authority led him to question received wisdom in ways that well-trained acolytes in the academy never contemplated. And as for his slow verbal development, he thought that it allowed him to observe with wonder the everyday phenomena that others took for granted. Instead of puzzling over mysterious things, he puzzled over the commonplace. "When I ask myself how it happened that I in particular discovered the relativity theory, it seemed to lie in the following circumstance," Einstein once explained. "The ordinary adult never bothers his head about the problems of space and time. These are things he has thought of as a child. But I developed so slowly that I began to wonder about space and time only when I was already grown up. Consequently, I probed more deeply into the problem than an ordinary child would have."
It may seem logical, in retrospect, that a combination of awe and rebellion made Einstein exceptional as a scientist. But what is less well known is that those two traits also combined to shape his spiritual journey and determine the nature of his faith. The rebellion part comes in at the beginning of his life: he rejected at first his parents' secularism and later the concepts of religious ritual and of a personal God who intercedes in the daily workings of the world. But the awe part comes in his 50s when he settled into a deism based on what he called the "spirit manifest in the laws of the universe" and a sincere belief in a "God who reveals Himself in the harmony of all that exists."
Einstein was descended, on both parents' sides, from Jewish tradesmen and peddlers who had, for at least two centuries, made modest livings in the rural villages of Swabia in southwestern Germany. With each generation they had become increasingly assimilated into the German culture they loved--or so they thought. Although Jewish by cultural designation and kindred instinct, they had little interest in the religion itself.
In his later years, Einstein would tell an old joke about an agnostic uncle who was the only member of his family who went to synagogue. When asked why he did so, the uncle would respond, "Ah, but you never know." Einstein's parents, on the other hand, were "entirely irreligious." They did not keep kosher or attend synagogue, and his father Hermann referred to Jewish rituals as "ancient superstitions," according to a relative.
Consequently, when Albert turned 6 and had to go to school, his parents did not care that there was no Jewish one near their home. Instead he went to the large Catholic school in their neighborhood. As the only Jew among the 70 students in his class, he took the standard course in Catholic religion and ended up enjoying it immensely.
Despite his parents' secularism, or perhaps because of it, Einstein rather suddenly developed a passionate zeal for Judaism. "He was so fervent in his feelings that, on his own, he observed Jewish religious strictures in every detail," his sister recalled. He ate no pork, kept kosher and obeyed the strictures of the Sabbath. He even composed his own hymns, which he sang to himself as he walked home from school.
Einstein's greatest intellectual stimulation came from a poor student who dined with his family once a week. It was an old Jewish custom to take in a needy religious scholar to share the Sabbath meal; the Einsteins modified the tradition by hosting instead a medical student on Thursdays. His name was Max Talmud, and he began his weekly visits when he was 21 and Einstein was 10.
Talmud brought Einstein science books, including a popular illustrated series called People's Books on Natural Science, "a work which I read with breathless attention," said Einstein. The 21 volumes were written by Aaron Bernstein, who stressed the interrelations between biology and physics, and reported in great detail the experiments being done at the time, especially in Germany.
Talmud also helped Einstein explore the wonders of mathematics by giving him a textbook on geometry two years before he was scheduled to learn that subject in school. When Talmud arrived each Thursday, Einstein delighted in showing him the problems he had solved that week. Initially, Talmud was able to help him, but he was soon surpassed by his pupil. "After a short time, a few months, he had worked through the whole book," Talmud recalled. "Soon the flight of his mathematical genius was so high that I could no longer follow."
Einstein's exposure to science and math produced a sudden transformation at age 12, just as he would have been readying for a bar mitzvah. He suddenly gave up Judaism. That decision does not appear to have been drawn from Bernstein's books because the author made clear he saw no contradiction between science and religion. As he put it, "The religious inclination lies in the dim consciousness that dwells in humans that all nature, including the humans in it, is in no way an accidental game, but a work of lawfulness that there is a fundamental cause of all existence."
Einstein would later come close to these sentiments. But at the time, his leap away from faith was a radical one. "Through the reading of popular scientific books, I soon reached the conviction that much in the stories of the Bible could not be true. The consequence was a positively fanatic orgy of free thinking coupled with the impression that youth is intentionally being deceived by the state through lies; it was a crushing impression."
Einstein did, however, retain from his childhood religious phase a profound faith in, and reverence for, the harmony and beauty of what he called the mind of God as it was expressed in the creation of the universe and its laws. Around the time he turned 50, he began to articulate more clearly--in various essays, interviews and letters--his deepening appreciation of his belief in God, although a rather impersonal version of one. One particular evening in 1929, the year he turned 50, captures Einstein's middle-age deistic faith. He and his wife were at a dinner party in Berlin when a guest expressed a belief in astrology. Einstein ridiculed the notion as pure superstition. Another guest stepped in and similarly disparaged religion. Belief in God, he insisted, was likewise a superstition.
At this point the host tried to silence him by invoking the fact that even Einstein harbored religious beliefs. "It isn't possible!" the skeptical guest said, turning to Einstein to ask if he was, in fact, religious. "Yes, you can call it that," Einstein replied calmly. "Try and penetrate with our limited means the secrets of nature and you will find that, behind all the discernible laws and connections, there remains something subtle, intangible and inexplicable. Veneration for this force beyond anything that we can comprehend is my religion. To that extent I am, in fact, religious."
Shortly after his 50th birthday, Einstein also gave a remarkable interview in which he was more revealing than he had ever been about his religious sensibility. It was with George Sylvester Viereck, who had been born in Germany, moved to America as a child and then spent his life writing gaudily erotic poetry, interviewing great men and expressing his complex love for his fatherland. Einstein assumed Viereck was Jewish. In fact, Viereck proudly traced his lineage to the family of the Kaiser, and he would later become a Nazi sympathizer who was jailed in America during World War II for being a German propagandist.
Viereck began by asking Einstein whether he considered himself a German or a Jew. "It's possible to be both," replied Einstein. "Nationalism is an infantile disease, the measles of mankind."
Should Jews try to assimilate? "We Jews have been too eager to sacrifice our idiosyncrasies in order to conform."
To what extent are you influenced by Christianity? "As a child I received instruction both in the Bible and in the Talmud. I am a Jew, but I am enthralled by the luminous figure of the Nazarene."
You accept the historical existence of Jesus? "Unquestionably! No one can read the Gospels without feeling the actual presence of Jesus. His personality pulsates in every word. No myth is filled with such life."
Do you believe in God? "I'm not an atheist. I don't think I can call myself a pantheist. The problem involved is too vast for our limited minds. We are in the position of a little child entering a huge library filled with books in many languages. The child knows someone must have written those books. It does not know how. It does not understand the languages in which they are written. The child dimly suspects a mysterious order in the arrangement of the books but doesn't know what it is. That, it seems to me, is the attitude of even the most intelligent human being toward God. We see the universe marvelously arranged and obeying certain laws but only dimly understand these laws."
Is this a Jewish concept of God? "I am a determinist. I do not believe in free will. Jews believe in free will. They believe that man shapes his own life. I reject that doctrine. In that respect I am not a Jew."
Is this Spinoza's God? "I am fascinated by Spinoza's pantheism, but I admire even more his contribution to modern thought because he is the first philosopher to deal with the soul and body as one, and not two separate things."
Do you believe in immortality? "No. And one life is enough for me."
Einstein tried to express these feelings clearly, both for himself and all of those who wanted a simple answer from him about his faith. So in the summer of 1930, amid his sailing and ruminations in Caputh, he composed a credo, "What I Believe," that he recorded for a human-rights group and later published. It concluded with an explanation of what he meant when he called himself religious: "The most beautiful emotion we can experience is the mysterious. It is the fundamental emotion that stands at the cradle of all true art and science. He to whom this emotion is a stranger, who can no longer wonder and stand rapt in awe, is as good as dead, a snuffed-out candle. To sense that behind anything that can be experienced there is something that our minds cannot grasp, whose beauty and sublimity reaches us only indirectly: this is religiousness. In this sense, and in this sense only, I am a devoutly religious man."
People found the piece evocative, and it was reprinted repeatedly in a variety of translations. But not surprisingly, it did not satisfy those who wanted a simple answer to the question of whether or not he believed in God. "The outcome of this doubt and befogged speculation about time and space is a cloak beneath which hides the ghastly apparition of atheism," Boston's Cardinal William Henry O'Connell said. This public blast from a Cardinal prompted the noted Orthodox Jewish leader in New York, Rabbi Herbert S. Goldstein, to send a very direct telegram: "Do you believe in God? Stop. Answer paid. 50 words." Einstein used only about half his allotted number of words. It became the most famous version of an answer he gave often: "I believe in Spinoza's God, who reveals himself in the lawful harmony of all that exists, but not in a God who concerns himself with the fate and the doings of mankind."
Some religious Jews reacted by pointing out that Spinoza had been excommunicated from Amsterdam's Jewish community for holding these beliefs, and that he had also been condemned by the Catholic Church. "Cardinal O'Connell would have done well had he not attacked the Einstein theory," said one Bronx rabbi. "Einstein would have done better had he not proclaimed his nonbelief in a God who is concerned with fates and actions of individuals. Both have handed down dicta outside their jurisdiction."
But throughout his life, Einstein was consistent in rejecting the charge that he was an atheist. "There are people who say there is no God," he told a friend. "But what makes me really angry is that they quote me for support of such views." And unlike Sigmund Freud or Bertrand Russell or George Bernard Shaw, Einstein never felt the urge to denigrate those who believed in God; instead, he tended to denigrate atheists. "What separates me from most so-called atheists is a feeling of utter humility toward the unattainable secrets of the harmony of the cosmos," he explained.
In fact, Einstein tended to be more critical of debunkers, who seemed to lack humility or a sense of awe, than of the faithful. "The fanatical atheists," he wrote in a letter, "are like slaves who are still feeling the weight of their chains which they have thrown off after hard struggle. They are creatures who--in their grudge against traditional religion as the 'opium of the masses'-- cannot hear the music of the spheres."
Einstein later explained his view of the relationship between science and religion at a conference at the Union Theological Seminary in New York. The realm of science, he said, was to ascertain what was the case, but not evaluate human thoughts and actions about what should be the case. Religion had the reverse mandate. Yet the endeavors worked together at times. "Science can be created only by those who are thoroughly imbued with the aspiration toward truth and understanding," he said. "This source of feeling, however, springs from the sphere of religion." The talk got front-page news coverage, and his pithy conclusion became famous. "The situation may be expressed by an image: science without religion is lame, religion without science is blind."
But there was one religious concept, Einstein went on to say, that science could not accept: a deity who could meddle at whim in the events of his creation. "The main source of the present-day conflicts between the spheres of religion and of science lies in this concept of a personal God," he argued. Scientists aim to uncover the immutable laws that govern reality, and in doing so they must reject the notion that divine will, or for that matter human will, plays a role that would violate this cosmic causality.
His belief in causal determinism was incompatible with the concept of human free will. Jewish as well as Christian theologians have generally believed that people are responsible for their actions. They are even free to choose, as happens in the Bible, to disobey God's commandments, despite the fact that this seems to conflict with a belief that God is all knowing and all powerful.
Einstein, on the other hand, believed--as did Spinoza--that a person's actions were just as determined as that of a billiard ball, planet or star. "Human beings in their thinking, feeling and acting are not free but are as causally bound as the stars in their motions," Einstein declared in a statement to a Spinoza Society in 1932. It was a concept he drew also from his reading of Schopenhauer. "Everybody acts not only under external compulsion but also in accordance with inner necessity," he wrote in his famous credo. "Schopenhauer's saying, 'A man can do as he wills, but not will as he wills,' has been a real inspiration to me since my youth; it has been a continual consolation in the face of life's hardships, my own and others', and an unfailing wellspring of tolerance."
This determinism appalled some friends such as Max Born, who thought it completely undermined the foundations of human morality. "I cannot understand how you can combine an entirely mechanistic universe with the freedom of the ethical individual," he wrote Einstein. "To me a deterministic world is quite abhorrent. Maybe you are right, and the world is that way, as you say. But at the moment it does not really look like it in physics--and even less so in the rest of the world."
For Born, quantum uncertainty provided an escape from this dilemma. Like some philosophers of the time, he latched onto the indeterminacy that was inherent in quantum mechanics to resolve "the discrepancy between ethical freedom and strict natural laws."
Born explained the issue to his wife Hedwig, who was always eager to debate Einstein. She told Einstein that, like him, she was "unable to believe in a 'dice-playing' God." In other words, unlike her husband, she rejected quantum mechanics' view that the universe was based on uncertainties and probabilities. But, she added, "nor am I able to imagine that you believe--as Max has told me--that your 'complete rule of law' means that everything is predetermined, for example whether I am going to have my child inoculated." It would mean, she pointed out, the end of all moral behavior.
But Einstein's answer was to look upon free will as something that was useful, indeed necessary, for a civilized society, because it caused people to take responsibility for their own actions. "I am compelled to act as if free will existed," he explained, "because if I wish to live in a civilized society I must act responsibly." He could even hold people responsible for their good or evil, since that was both a pragmatic and sensible approach to life, while still believing intellectually that everyone's actions were predetermined. "I know that philosophically a murderer is not responsible for his crime," he said, "but I prefer not to take tea with him."
The foundation of morality, he believed, was rising above the "merely personal" to live in a way that benefited humanity. He dedicated himself to the cause of world peace and, after encouraging the U.S. to build the atom bomb to defeat Hitler, worked diligently to find ways to control such weapons. He raised money to help fellow refugees, spoke out for racial justice and publicly stood up for those who were victims of McCarthyism. And he tried to live with a humor, humility, simplicity and geniality even as he became one of the most famous faces on the planet.
For some people, miracles serve as evidence of God's existence. For Einstein it was the absence of miracles that reflected divine providence. The fact that the world was comprehensible, that it followed laws, was worthy of awe.

From Einstein by Walter Isaacson. © 2007 by Walter Isaacson. To be published by Simon & Schuster, Inc.

¿Controversia 2?
Una carta recientemente hecha pública, en donde Einstein le escribe al filósofo Eric Gutkind en 1954, ha dejado comprobado de una vez y por todas, que el hombre considerado como la mente más brillante de la humanidad, era sin la menor duda un ateo.
La noticia, reportada por el prestigioso periódico “The New York Times”, dice además que la carta se acaba de subastar por la suma de US$404,000 dólares.
Según escribe Einstein en su propia letra, "La palabra Dios para mí no es nada más que la expresión y el producto de la debilidad humana, y la Biblia es una colección de honorables pero aun así primitivas leyendas que sea cómo se las vea son bastantes infantiles."
Einstein (quien era judío de nacimiento) además menciona que no cree en que el pueblo judío sea ningún tipo de "pueblo elegido", ya que para él esa es tan solo otra leyenda.


No ¿A quien le creemos?, o ¿sera a ambos?, uhmm No

sábado, 25 de junio de 2011

Citas y algo más.


Nota: Con la esperanza de no ser un temerario historiador, les dejo un compendio de tonterías, espero alguna sea de su agrado.

-----------------------------------------------------------------------------------------------
-----------------------------------------------------------------------------------------------

Desconocidos – al menos, por mí –:
§  ¿La vida es solo información?
Si solo llamamos vida a una especie de almacenamiento de información suficientemente estable al paso del tiempo (genes en nuestro caso, que son de alguna forma los que registran indirectamente el medio en el cual subsisten), si solo fuera ese el concepto de vida, no implicaría necesariamente (replicantes), un diamante podría en todo caso, ser considerado como algo viviente. Otro ejemplo sería una canción, la información puede estar contenida en diferentes formatos vinilo, CD, etc.; también bajo este contexto podría ser considerado un ente vivo.
§ 

Ken, Robinson: (experto en creatividad {uhm…})
§  La creatividad, se aprende igual que se aprende a leer.
§ 

Louis, Pasteur: (Medico)
§  Un poco de Ciencia nos aparta de Dios. Mucha, nos aproxima.
§ 

Werner Karl, Heisenberg: (físico)
§  En la ciencia, el objeto de investigación no es la Naturaleza en sí misma, sino la Naturaleza sometida a la interrogación de los hombres…
§  Un hombre con una idea nueva es un loco hasta que la idea triunfa.
§  La realidad objetiva acaba de evaporarse.
§ 

Max Karl Ernest Ludwig, Planck: (físico y ganador del nobel)
§  Las realidades concebibles de la naturaleza no pueden ser completamente descubiertas por ninguna rama de la ciencia. Es un proceso, por definición, interminable: vemos en todos los adelantos científicos modernos que la solución de un problema sólo quita el velo al misterio de otro. La investigación científica nos proporciona los detalles de los fenómenos, más la comprensión de estos es esencialmente metafísica.
§  Si tan solo fuese cierto:
Max Plank, pos premio nobel, recorría Alemania explicando la Teoría Cuántica. Siempre le acompañaba su chófer, quien de tanto escuchar lo mismo, llegó a aprenderlas de memoria. Próximos a Múnich, el chofer, le propone dar la conferencia, mientras Plank, se sentaría en primera. Y así fue. El chofer expuso magníficamente la teoría. Después de los aplausos, un profesor de física de la universidad le hace una pregunta al chofer que éste, no sabe responder. Rápidamente, el chofer, responde: me asombra, que una pregunta tan simple, sea hecha en una institución tan prestigiosa. Pregunta que, hasta mi chofer, que está sentado en primera fila, podría fácilmente responder.

Aristoteles: (filosofo, lógico y científico)
§  Menos la contradicción, todo es posible.
§ 

Howard, Gardner: (psicólogo)
§  Cuando un experto introduce nuevas ideas, suele haber mucha oposición. En tono de broma, se dice que al principio dicen que estás equivocado y luego, unos años más tarde, lo aceptan y luego, unos años más tarde, dicen que habían pensado en ello.
§ 

David H., Wolpert: (científico de la computación)
§  Ha “demostrado” que el Universo físico en su totalidad no puede ser completamente comprendido por ningún sistema de inferencia (inductivo). Podemos interpretar su nuevo teorema, demostrado mediante un argumento de la diagonalización de Cantor, similar al usado por Gödel y Turing en sus propias demostraciones, como que “No existe la Teoría del Todo”, el Santo Grial de la Física, como mucho descubriremos una “Teoría de Casi Todo”.
§  Una de las consecuencias más interesantes del trabajo de Wolpert es que todos los sistemas complejos, igual que los sistemas caóticos deterministas, tienen un horizonte predictivo. Podemos predecir ciertos resultados pero no todos los resultados. El trabajo de Wolpert nos indica que incluso las ecuaciones (las leyes) que rigen dichos sistemas complejos pueden ser imposibles de determinar (inferir), podemos conocer algunas (parte) de dichas leyes, pero quizás nunca las conozcamos todas.
§ 

Arquímedes de Siracusa: (científico griego y astrónomo)
§  Dadme un punto de apoyo y moveré el Mundo.
§  ¡Eureka! (o sea: lo encontré).
§ 

Pierre-Simon, Laplace: (astrónomo, físico y matemático)
§  No he necesitado de la hipótesis de un creador (quizás la frase no es exacta).
§ 

Freeman, Dyson: (físico y matemático)
§  El teorema de Gödel implica que la matemática pura es inexhausta. No importa cuántos problemas pueda resolver, siempre habrá otros problemas que no puedan ser resueltos con las reglas existentes. Por el teorema de Gödel, la física es inexhausta también. Las leyes de la física son configuraciones finitas de reglas e incluyen las reglas para hacer matemáticas, a fin que el teorema de Gödel se aplique a ellos. (Freeman Dyson NYRB, Mayo 13, 2004)
§ 

Jaki, Stanley: (físico, filósofo e historiador)
§  Un pequeño número de científicos indica que el teorema de incompletitud de Gödel implica que cualquier intento de construir una teoría del todo está abocada al fracaso. El teorema de Gödel dice que cualquier teoría matemática suficientemente compleja es o bien inconsistente o incompleta. Stanley Jaki señaló en su libro de 1966 "La Relevancia de la Física" que cualquier teoría del todo deberá ser una teoría matemática consistentemente no-trivial, con lo que debe ser incompleta. Él afirma la condena a esta teoría determinista del todo.
§ 

David, Deutsch: (físico)
§  Imprevisibilidad:
Si construimos un ordenador cuántico suficientemente grande como para que un ordenador clásico que realizaría el mismo número de cálculos que un gran ordenador cuántico, se necesitaría un numero de átomos incluso mayor al que existe en el universo, por lo tanto si este universo que vemos fuera el único que existe y sin embargo el ordenador cuántico funciona, ¿dónde se realizaron esa casi-infinidad de cálculos cuánticos?
§ 

René, Descartes: (filósofo y científico)
§  Dicen que el mono es tan inteligente que no habla para que no lo hagan trabajar.
§ 

Thomas, Kuhn: (historiador y filósofo de la ciencia)
§  Sumó la noción de paradigma, como una resistencia al progreso científico que justifica las teorías de una época, enfrentando al ideal Popperiano. Así los científicos filtran  las contradicciones para sostener su autoridad como si fuesen creencias religiosas.  Cuando ya no pueden barrer la basura debajo de la alfombra, una nueva síntesis supera al paradigma, pero la revolución no es racional, depende tanto de datos veraces como de la moda, de factores psicosociales y analogías populares o del envejeci­miento o muerte de científicos conservadores.
§  Se resiste (reluctancia), a igualar traducción e interpretación.
ü  El proceso de traducción es una actividad casi mecánica en la cual se produce un manual de traducción quineano que relaciona secuencias de palabras de tal forma que los valores de verdad de estas oraciones se conservan.
ü  El proceso de la interpretación implica la elaboración de hipótesis de traducción, las cuales habrán de ser exitosas cuando permitan entender de manera coherente y con sentido aquellas preferencias que son extrañas.
Kuhn entonces reniega de un principio de traducibilidad universal pero no de un principio de ineligibilidad universal, distinción que será muy importante para entender el rechazo de Kuhn hacia las críticas que le realizaron, por ejemplo, Popper y Davidson.
§ 

Karl, Popper: (filósofo)
§  No tiene sentido afirmar que Dios es Bueno, a no ser que se sepa describir lo que tendría que pasar en el mundo para que pudiéramos afirmar que Dios es malo.
§ 

Sigmund, Freud: (neurólogo y padre del psicoanálisis)
§  La herejía de una época es la ortodoxia de la otra.
§ 

Bertrand, Russell: (filósofo, matemático y escritor)
§  La Ciencia en ningún momento está totalmente en lo cierto, pero rara vez está completamente equivocada y tiene en general mayores posibilidades de estar en lo cierto que las teorías no científicas.
§  El problema de la humanidad es que los estúpidos están seguros de todo y los inteligentes están llenos de dudas. {Me pregunto, ¿qué idiota lo afirmara? (pobre Russell)}.
§  La guerra no determina quién tiene razón, sólo quién queda.
§  Tanto las matemáticas como la ciencia, no sabe de lo que trata ni si lo que dice es verdad o no. Se refiere con ello a que: se parte de ciertos postulados que se admiten como verdaderos, y mediante ciertas operaciones conocidas y bien definidas, que actúan sobre elementos de naturaleza desconocida, se va obteniendo una cadena de teoremas que constituyen una teoría matemática dada. Al ser los elementos de naturaleza desconocida, es por lo que dice Russell que las matemáticas no saben de lo que tratan, y por ser los teoremas verdaderos, única y exclusivamente, si los postulados lo son, es por lo que dice que ni siquiera saben si lo que dicen es verdad. No obstante hasta casi nuestro siglo se han considerado axiomas y postulados como verdades indiscutibles.
§ 

Irme, Lackatos:
§  Cuidado con Popper mejorado.
§ 

Richard, Feynman:
§  La excepción pone a prueba la regla. O, dicho de otra manera. La excepción confirma que la regla es inválida. Ese es el principio de la ciencia. Si hay una excepción a una regla, y si se puede demostrar mediante la observación, esta norma está mal.
§ 

Santiago, Ramón y Cajal: (historiador y medico)
§  ¿No tienes enemigos? ¿Es que jamás dijiste la verdad o jamás amaste la justicia?
§ 

Ernest, Rutherford: (físico)
§  Y yo que me creía físico (exclamación pronunciada al recibir la noticia de la concesión del Premio Nobel de Química).
§ 

Werner Karl, Heisenberg: (físico)
§  Es una cuestión de creencia personal si a tal cálculo que concierne a la historia pasada del electrón, pueda atribuírsele alguna realidad física o no.
§  El conocimiento incompleto de un sistema es parte esencial de toda formulación de la teoría cuántica.
§  … no podemos olvidar el hecho de que las ciencias naturales han sido formadas por el hombre. Las ciencias naturales no describen y explican a la naturaleza simplemente; forman parte de la interacción entre la naturaleza y nosotros mismos; describen la naturaleza tal como se revela a nuestro modo de interrogarla.
§  No podemos conocer, por principio, el presente en todos sus detalles.
§ 

Niels, Bohr: (físico)
§  No existe el mundo cuántico, tan sólo disponemos de una descripción de la mecánica cuántica.
§  Un experto es aquel que ya ha cometido todos los errores posibles en una materia muy concreta.
·         No es asunto nuestro prescribir a Dios cómo tiene que regir el mundo.
·         No existe un mundo cuántico, existe sólo una descripción física cuántica abstracta. Es erróneo pensar que el objetivo de la física es encontrar cómo es la naturaleza. La física se ocupa de lo que podemos decir sobre la naturaleza.
·        

Erwin, Schrodinger: (físico)
§  Si pedimos a un físico su idea sobre la luz amarilla, nos dirá que son ondas electromagnéticas cuya longitud de onda es de unos 590 nanómetros. Si le preguntamos: “¿Pero dónde está el amarillo?”, responderá: “No está en mis esquemas, pero este tipo de vibraciones producen, cuando dan en la retina de un ojo sano, una sensación de amarillo a su propietario.
§  Debemos reconsiderar el concepto de causalidad como un continuum. No podemos admitir la posibilidad de la observación continua. Hay que considerar las observaciones como sucesos discretos, desconectados.
Elementos posiblemente necesarios para entender la cita:
1)   Postulado de la continuidad de la descripción:
Según este postulado, toda descripción completa de un fenómeno ha de informarnos exactamente de lo que sucede en cualquier punto del espacio y en cualquier momento del tiempo dentro del dominio espacial y del período temporal que abarca el fenómeno observado: el acontecimiento físico que pretendemos describir.
2)   Principio de causalidad, comienzan los problemas:
Entonces, al falsear el postulado de la continuidad de la descripción no siendo posible la “observación continua” (que nos aseguraría de alguna forma su identidad y la continuidad de sus estados); comenzamos a descubrir limitaciones en la formulación del principio de causalidad. La causalidad se entendía del siguiente modo:
La situación física exacta en cualquier punto (P) en un momento dado (t) está determinada inequívocamente por la situación física exacta dentro de cierta zona alrededor de (P) en cualquier momento anterior, es decir, (t-x). Si (x) es grande, o sea, si el tiempo anterior queda lejos, sería necesario conocer la situación previa en una zona amplia alrededor de (P). Pero la "zona de influencia" se hace cada vez menor al disminuir (x), y se hace infinitesimal cuando (x) tiende a cero.
3)   Hume, aumentan los problemas:
Hume eliminó, cualquier noción de necesidad lógica o de conexión necesaria, en relación a la causalidad de los fenómenos empíricos. La vinculación de un fenómeno con otro es siempre contingente, esto quiere decir que no es un absurdo pensar que las cosas sucedan de otro modo a como han venido sucediendo. La relación entre la causa y el efecto es de mera contigüidad espacio-temporal, una conjunción constante que supone la anterioridad de la causa sobre el efecto y una cierta conformación probabilística (hoy diríamos estadística) entre lo que sucedió, sucede y sucederá.
Por tanto, nuestras verdades de hecho, extraídas de inferencias causales o de generalizaciones inductivas, están basadas en un hábito mental, hijo de una experiencia limitada, y no en la necesidad lógica. Tendemos a creer que las cosas se conformarán en el futuro con lo que ha venido sucediendo, sin embargo, que suceda lo contrario de lo que ha venido sucediendo, por ejemplo que el sol no salga mañana por el este o que nazca un hombre con dos cabezas, puede ser increíble, pero no es ni inconcebible ni imposible.
La crítica hecha por Hume a la causalidad tradicional, tal y como se aplicaba en las ciencias naturales, resultaba tan ajustada que por fuerza debía volver mucho menos dogmáticos a estos saberes. Todos ellos, cuando se ocupan de hechos, sólo pueden asignar a sus enunciados y teorías una certidumbre relativa, contingente, probabilística.
4)    Relaciones de indeterminación, se agrava la cosa:
Según parece no es posible determinar a la vez la posición y la velocidad de una partícula atómica con un grado de precisión arbitrariamente fijado. Puede señalarse muy precisamente la posición, pero entonces la influencia del instrumento de observación imposibilita hasta cierto grado el conocimiento de la velocidad; e inversamente, se desvanece el conocimiento de la posición al medir precisamente la velocidad.
5)   Principio de complementariedad, el barco hace agua:
Este principio establece que existen diferentes descripciones de los sistemas cuánticos (modelos), según el experimento en cuestión, aunque se excluyan mutuamente. Así, el átomo puede ser adecuadamente descrito como:
ü  Un microsistema planetario, con un núcleo atómico en el centro, y una corteza de electrones que dan vueltas alrededor.
ü  Como un núcleo rodeado de un sistema de ondas estacionarias, para otros experimentos.
ü  Como un objeto químico, calculando su calor de reacción al combinarse con otros átomos.
Tales descripciones son recíprocamente complementarias, aunque resulten incompatibles.
6)   Postulado empírico de la anterioridad de la causa sobre el efecto:
ü  Bohr declara en su principio de complementariedad que: el comportamiento del electrón como una onda o una partícula dependerá del aparato utilizado en la medición.
ü  Bohr formula su principio de correspondencia. Descubre que el átomo puede ser clásico o cuántico. Las leyes de la teoría cuántica y la mecánica clásica son idénticas a bajas frecuencias.
ü  Algunos científicos como Schröndinger rechazan la mecánica cuántica. Ataca el enfoque probabilístico de la predicción en la cuántica a través de su ejemplo conocido como “el gato de Schrödinger”.
ü  Smart lo planteó de forma sugerente cuando se hizo la pregunta: “¿a qué velocidad fluye el tiempo?” Si la velocidad se mide como: la distancia por unidad de tiempo, significaría que el tiempo se mueve en el tiempo, lo cual es absurdo.
ü  Todas las leyes de la física son simétricas en el tiempo menos una: la ley termodinámica que dicta que la entropía del universo siempre aumenta.
ü  A escala de Planck, no hay ni “arriba”, ni “abajo”, ni “distinción pasado-futuro”, también.
ü  Ahora imaginemos que el experimento se repite, esta vez usando sólo unas pocas moléculas, por ejemplo, diez moléculas, en un contenedor muy pequeño. Al chocar entre sí, podría ocurrir que las moléculas, por mera casualidad, se segregasen limpiamente unas de otras, con las de tinte de un lado y las de agua del otro, lo que puede esperarse que suceda de vez en cuando, obedeciendo a la teoría de la fluctuación cuántica, que prevé la posibilidad, ya sea pequeña, de que las moléculas se separen en algún momento de esa forma por sí mismas. Sin embargo, considerando un número mucho más elevado de moléculas, es tan improbable esta segregación que, para que ocurra, de media, podría esperarse que pasase más tiempo del transcurrido desde el origen del universo.
ü  En la mecánica cuántica, el tiempo no es un observable. Lo es la posición o la cantidad de movimiento con sus operadores autoadjuntos asociados, pero no el tiempo, que es la variable temporal en la ecuación de evolución (la ecuación de Schrödinger).
ü  La entropía, es una medida del desorden de un sistema y tiene tanta entidad como la energía y otras variables físicas. Nos dice, más o menos, cuánto se ha disipado la energía en un sistema.
ü 
§ 

Walter, Chatton: (filosofo)
§  Si tres cosas no son suficientes para verificar una proposición afirmativa sobre las cosas, una cuarta debe ser añadida, y así sucesivamente.
§ 

Gottfried Wilhelm, Leibniz: (filósofo, matemático y jurista…)
§  Todo lo que sea posible que ocurra, ocurrirá (Principio de plenitud).
§ 

David Kellogg, Lewis: (filosofo)
§  La Navaja de Ockham, aplicada a objetos abstractos como conjuntos, es, o bien dudosa por principio o simplemente falsa.
§ 

Immanuel, Kant: (filosofo)
§  Sintió la necesidad de moderar los efectos de la Navaja de Ockham, creando así su propia anti-navaja en su Crítica de la razón pura: "La variedad de seres no debería ser neciamente disminuida".
§  La mecánica cuántica confirmó la hipótesis de Kant sobre que la física no era la naturaleza, sino su interpretación humana.
§  La razón le dicta leyes a la naturaleza.
§ 

Guillermo, Ockham: (fraile franciscano y filósofo escolástico inglés)
§  Desaparecen las ideas ejemplares, calificadas como de origen no cristiano por Ockham y que, según él, lo único que hacen es limitar el poder de Dios, cuya omnipotencia absoluta es suficiente base para el contintengismo radical de todo lo creado.
§  Ockham (y su nominalismo) se opone a aquellos que afirman que lo universal es una realidad existente fuera del alma, distinta a cada hombre singular pero a la vez presente a él en su esencia (realismo moderado).
§ 
Nota: la TBB (Lemaitre, un cura). Y la navaja de ockham – contra argumento del creacionismo – (Ockham, un fraile).

Carl, Menger: (economista)
§  Las entidades no deben ser reducidas hasta el punto de inadecuación. Es vano hacer con menos lo que requiere más.
§ 

Albert, Einstein: (físico)
§  Toda observación es relativa.
§  A duras penas se puede negar que el objetivo supremo de toda teoría es convertir a los elementos básicos en simples y tan pocos como sea posible, pero sin tener que rendirse a la adecuada representación de un sólo dato de la experiencia. Simple, pero no más simple.
§  No tenemos derecho, desde un punto de vista físico, a negar a priori la posibilidad de la existencia de la telepatía. (Einstein en una carta al Dr. Jan Ehrenwald, el 8/7/1946).
§  Estoy convencido de que dios-Einsteniano no juega a los dados.
§  El tiempo solo existe en nuestros relojes.
§  ¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio.
§  La ciencia sin religión-Einsteniana es renga, la religión-Einsteniana sin ciencia es ciega.
§  Algo he aprendido en mi larga vida: que toda nuestra ciencia, contrastada con la realidad, es primitiva y pueril; y, sin embargo, es lo más valioso que tenemos.
§  Creo en el Dios de Spinoza (dios-Einsteniano), que nos revela una armonía de todos los seres vivos. No creo en un Dios (teísta) que se ocupe del destino y las acciones de los seres humanos.
§  El que se erige en Juez de la Verdad y del Conocimiento, es anonadado por la carcajada de los dioses.
§  El hombre, encuentra al dios-Einsteniano detrás de cada puerta que la ciencia logra abrir.
§  El dios-Einsteniano es sofisticado, pero no malévolo.
§  ¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio.
§  Si mi teoría de la relatividad es exacta, los alemanes dirán que soy alemán y los franceses que soy ciudadano del mundo.
§  Pero si no, los franceses dirán que soy alemán, y los alemanes que soy judío.
§  Lo que realmente me interesa es si el dios-Einsteniano tenía alguna elección en la creación del mundo.
§  Dos cosas son infinitas: el universo y la estupidez humana; y yo no estoy seguro sobre el universo.
§  Si no chocamos contra la razón nunca llegaremos a nada.
§  Su cuerpo fue cremado y sus cenizas esparcidas en un lugar no revelado, pero que hacen parte del universo según su panteísmo filosófico: "todo está determinado, el principio tanto como el fin, por fuerzas sobre las que no tenemos control. Está determinado tanto para el insecto como para la estrella. Humanos, vegetales o polvo cósmico todos bailamos al son de una melodía misteriosa, tocada a lo lejos, por un flautista invisible".


Galileo, Galilei: (físico y astrónomo)
§  En cuestiones de ciencia, la autoridad de mil no vale lo que el humilde razonamiento de un sólo individuo.
§ 

Blaise, Pascal: (físico y filósofo)
§  El universo es una esfera infinita cuyo centro está en todas partes, y la circunferencia en ninguna.
§ 

Isaac, Newton: (físico, matemático y astrónomo)
§  Considero la Sagrada Escritura como la más sublime filosofía.
§  Joda: (F=dp/dt, donde (p) es la cantidad de movimiento (p=m*v).

§ 

Stephen, Hawking: (físico)
§  Cada vez que escucho hablar de ese gato, empiezo a sacar mi pistola.
§  Soy un positivista que cree que las teorías físicas son simplemente modelos matemáticos que nosotros construimos, y que es absurdo preguntarse si se corresponden con la realidad; sólo hay que cuestionarse si predicen o no observaciones. (Lo grande, lo pequeño y la mente humana, Roger Penrose, página 103).
§  Dios no sólo juega, sino que, incluso, lanza los dados dónde no podemos hallarlos.
§  Opina que las teorías desarrolladas hasta ahora para explicar el universo son inconsistentes e incompletas.
§  El concepto "todo" es como el "nada", inabarcable para la mente humana, entonces... ¿cómo es posible descubrir una teoría que lo abarque?
§  Muchas personas estarán muy disgustadas si no hay una teoría última, que pueda formular un finito número de principios. Yo solía pertenecer a ese campamento, pero yo he cambiado mi pensamiento. (Stephen Hawking, Gödel and the end of physics, Julio 20, 2002).
§  Las apuestas de Stephen:
ü  El eminente astrofísico dice ahora lo contrario a lo que dijo en su libro "Una breve historia del tiempo" en la que alineaba con los creyentes y decía que no era incompatible la existencia de Dios como creador y la comprensión científica del universo. Por el contrario ahora, en su nuevo libro "El gran diseño" dice que la ciencia moderna no deja lugar a la existencia de un Dios creador y que es posible que existan multiuniversos y que estos harían redundante la afirmación de que este universo era para crear al hombre
ü  La creación espontánea es la razón por la que hay algo en lugar de nada, el porqué de la existencia del Universo, el porqué de nuestra existencia. Hawking.
Esta nueva posición de Hawking, en lugar de desestimar a Dios más bien lo involucra más fuerte que nunca, pues esto mismo que ahora dice Hawking, es lo que la biblia afirma.
Esta declaración de Hawking, confirma que de la nada salió lo que actualmente existe incluyéndonos. Hawking asegura que por medio de una ley física (Lo cual es ilógico si solamente una vez sucedió).
ü  El cosmólogo Stephen Hawking perdió ayer una de las más famosas apuestas de la historia de la ciencia al rechazar la teoría de los agujeros negros de 1975 que contribuyó a hacerle famoso. El autor del celebrado libro Breve historia del tiempo reconoció en público, en una conferencia sobre relatividad general celebrada en Dublín, que el físico estadounidense John Preskill tenía razón cuando puso en duda su teoría. Se habían apostado una enciclopedia a elegir por el ganador y Preskill se inclinaba por una sobre baloncesto, pero Hawking dijo ayer que resultaba difícil encontrarla y le ofreció otra. Estoy listo para aceptar que he perdido la apuesta", dijo el cosmólogo británico, "le ofrezco una enciclopedia de críquet, pero no convencerá a John de su superioridad".
ü  Hawking dijo que su hipótesis reelaborada descartaba su trabajo previo, según el cual se podrían algún día utilizar los agujeros negros para viajar a otros universos. "Lo siento por los aficionados a la ciencia-ficción", afirmó con su voz artificial (se expresa a través de un ordenador). "Pero si saltas dentro de un agujero negro, tu masa-energía volverá a nuestro universo de alguna forma destrozada, contendrá la información acerca de lo que fuiste pero en un estado irreconocible". En contra de la opinión de Preskill, el cosmólogo británico sostenía antes que era posible que la materia que desapareciese en un agujero negro viajase por él hacia un universo paralelo. Pero ¿cómo sería posible que un agujero negro destruyese para siempre toda traza de la materia y energía consumida?
ü  La nueva conjetura de Hawking, según explicó en Dublín, es que un agujero negro mantiene todo lo que atrapa, pero con el tiempo, mucho tiempo, acaba por desintegrarse él mismo y envía su contenido transformado a horizontes infinitos del universo del que procede.
ü  "No hay universos-bebé ramificándose, como yo pensaba. La información permanece firmemente en el nuestro", dice Hawking ahora, rebatiendo la pretensión anterior de que se podrían hacer viajes por el tiempo a través de los agujeros negros. Si el trabajo detallado del famoso cosmólogo recibe el visto bueno de sus colegas, se habrá solucionado la discusión puramente teórica que ha durado casi tres décadas.
ü  El 6 de febrero de 1997, en Pasadena, California, Stephen Hawking, Kip S. Thorne y John Preskill firmaron un documento que decía lo siguiente:
ü  "Stephen Hawking y Kip Thorne creen firmemente que la información tragada por un agujero negro queda oculta para siempre y nunca se podrá revelar aún cuando el agujero negro se evapore y desaparezca completamente.
ü  En cambio John Preskill cree firmemente que el mecanismo para que la información sea liberada por el agujero negro que se evapora debe ser y será develado por la teoría correcta de la gravedad cuántica.
ü  Por lo tanto Preskill apuesta que    ‘Cuando un estado cuántico inicial puro atraviesa por un colapso gravitatorio para formar un agujero negro, el estado final al terminar la evaporación del agujero negro será siempre un estado cuántico puro.’
ü  Hawking y Thorne aceptan la apuesta y convienen en que el perdedor recompensará al ganador con una enciclopedia a elección del ganador, de la cual se podrá obtener información a voluntad.”
ü  El 21 de julio de 2004, en la conferencia GR17 en Dublin, Irlanda, (la última en la serie de conferencias trienales que constituyen el principal encuentro internacional de científicos que trabajan en relatividad y gravitación) Stephen Hawking anunció que había perdido la apuesta. Dijo: "Quiero informar que la física está a salvo y la información puede escapar de un agujero negro. Creo que he resuelto un problema mayúsculo en física teórica." 
ü  Sería mucho más interesante que no halláramos el bosón de Higgs: Mostraría que algo no funciona y que debemos revisar nuestro conocimiento. Me he jugado 100 dólares a que no lo encontramos.
ü 
§ 

Hermann Minkowski: (matemático)
§  Las ideas sobre el espacio y el tiempo que deseo mostrarles hoy descansan en el suelo firme de la física experimental, en la cual yace su fuerza. Son ideas radicales. Por lo tanto, el espacio y el tiempo por separado están destinados a desvanecerse entre las sombras y tan sólo una unión de ambos puede representar la realidad.
§ 

Rychard Phillips, Feynman: (físico: premio nobel de física)
§  Creo que puedo decir sin temor a equivocarme que nadie entiende la mecánica cuántica.
§  Los dioses crearon al mundo con alguna imperfección simétrica. Esto, con el objetivo de que los humanos no sintieran envidia de sus poderes.
§  La excepción pone a prueba la regla. O, dicho de otra manera. La excepción confirma que la regla es inválida. Ese es el principio de la ciencia. Si hay una excepción a una regla, y si se puede demostrar mediante la observación, esta norma está mal.
§ 

Ludwig, Wittgenstein: (filosofo)
§  Quien no está seguro de ningún hecho, tampoco puede estarlo del sentido de sus palabras.
§  5.134: De una proposición elemental no se puede inferir ninguna otra.
§  5.135: De ningún modo es posible inferir de la existencia de un estado de cosas la existencia de otro estado de cosas enteramente diferente de aquél.
§  5.136: No existe nexo causal que justifique tal inferencia.
§  5.1361: No podemos inferir los acontecimientos futuros de los presentes. La fe en el nexo causal es la superstición.
§  5.1362: La libertad de la voluntad consiste en que no podemos conocer ahora las acciones futuras. Sólo podríamos conocerlas si la causalidad fuese una necesidad interna, la necesidad de la conclusión lógica. La conexión entre conocer y conocido es la de la necesidad lógica. ("(A) conoce que (P) acaece" no tiene sentido si (P) es una tautología).
§  5.1363: Lo mismo que del hecho de que una proposición nos sea evidente, no se sigue que sea verdadera, del mismo modo la evidencia no justifica nuestra creencia en su verdad.
§ 

René Thom: (Medalla Fields 1958)
§  Hilbert hablaba en su tiempo del «paraíso cantoriano». Brouwer era algo más sospechoso. Alguien, finalmente, ha definido la construcción cantoriana del transfinito como una catedral barroca. Para mí, más que barroca, es fantasmagórica, es decir que está absolutamente montada en el aire. No posee ninguna relación con la matemática normal…
§  Pues bien, en la teoría cuántica del campo, se ha dicho que no se sabe multiplicar demasiado bien las distribuciones: pero se multiplican lo mismo, postulando la licitud de esta operación y se arreglan las cosas para derivar un cálculo, etc., pero la desgracia es que los esfuerzos por hacer de este cálculo algo riguroso, incluso en el caso mejor establecido físicamente de la electrodinámica cuántica, no han tenido éxito.
§ 

Alberto F. Taure:
Los ateos, cuando debaten con gente de su categoría intelectual, reconocen ser agnósticos.

Dialogo asincrónico:
§  Einstein: “El buen Dios no juega a los dados con el universo…”
§  Bohr: “No es asunto nuestro prescribir a Dios cómo tiene que regir el mundo…”
§  Hawking: “Dios no sólo juega, sino que, incluso, lanza los dados dónde no podemos hallarlos…”.

Postulados limitantes:
Toda observación es relativa (Einstein); se hace desde una teoría (Hanson); afecta al fenómeno observado (Heisenberg); no existen hechos, sólo interpretaciones (Nietzsche); están condenadas al significado (Merleau-Ponty); ningún lenguaje define su propia semántica (Tarski); ninguna disciplina demuestra científicamente su propia base (Descartes); ningún sistema matemático prueba sus axiomas (Gödel); jugamos con palabras que usamos según reglas convencionales (Wittgenstein).

-----------------------------------------------------------------------------------------------
-----------------------------------------------------------------------------------------------